El Príncipe Angélico del Sur

El Príncipe Angélico del Sur
Angeles.Cielo Forma.Oraciones.Principados

Los lobos Sköll y Hati

Los lobos Sköll y Hati
Mitologia Nordica. Runas

Calma y Serenidad

Calma y Serenidad
Afirmaciones.Espiritualidad.Meditaciones.Salud.Videos

Gracias a cada segundo

Gracias a cada segundo
Afirmaciones. Oraciones

San Cucufato, San Cucufato ...

25.8.09

Archivo:Cucuphas.JPG



Estoy aquí, me he reencontrado! Creía que me había perdido pero gracias a San Cucufato me he encontrado.


Fuera bromas, sólo contaros que tenía unos trabajillos pendientes y había que ponerse "manos a la obra" y ya acabada la tarea, vuelvo para pasear por vuestros mundos e intentar ponerme al día. De todas formas, ya puesta, os contaré la leyenda de San Cucufato, San Cugat en catalán, entre datos históricos y otros legendarios.


Se le atribuyen prodigios y asombrosos milagros, en especial de las personas, animales y cosas perdidas.


Supongo que ya conocéis todos aquello de coger un pañuelo y hacerle tres nudos al tiempo que se recita: "San Cucufato, San Cucufato los cojones te ato, si no encuentro (lo que necesitamos encontrar) no te los desato", parece increíble pero a mí siempre me resulta, pero, cuidado, no olvidar desatar el pañuelo.


Oración a San Cucufato:

"Glorioso San Cucufato desándame el camino, guia mis pasos de nuevo hasta ese mismo sitio donde dejé olvidado lo que ahora no consigo encontrar, lo que busco que tanto necesito. Amen"


Originario de Cartago (Túnez), de padres nobles y cristianos, vino con su hermano Félix, también Santo, como misionero a Barcelona a finales del siglo III ya que ambos sentían un intenso deseo de martirio y en aquellas fechas había estallado una sangrienta persecución contra los cristianos por lo que partieron para España y acabaron desembarcando en Barcelona ya que pensaron que el precto Daciano venía hacía aquí.


Félix se dirigió a Gerona y Cucufato lo esperó en Barcelona donde se dedicó al oficio de mercader y ejercitaba la caridad con los hermanos cristianos, desarrollando su labor evangélica en la ciudad y alrededores mientras oraba para el martirio. Cuando llegó Daciano ya era conocido por sus caridad a los pobres y necesitados y fue delatado.


Fue preso y encerrado en un calabozo y como no quería sacrificar a sus ídolos, sino que por el contrario, persistía con tremenda firmeza en su fe, lo entregaron al prefecto Galerio para ser torturado, quien lo entregó a doce robustos soldados que con las uñas de hierro y escorpiones fueron azotándole por turnos. Cuando su cuerpo ya estaba totalmente desgarrado, los verdugos se sintieron heridos de ceguera y el prefecto cae herido de muerte, mientras Cucufato es, milagrosamente, sanado de sus heridas.


El nuevo prefecto Maximiano, sucesor de Galerio, ordena asarlo en las parrillas y para aumentar la tortura, untar su cuerpo con vinagre y pimienta. Cucufato entona salmos y sana repentinamente mientras que sus verdugos perecen en el fuego.


Maximiano, preso de ira, manda encender un gran fuego y que en él se queme al mártir, pero Cucufato, en medio del fuego, sumido en oración, permanece totalmente ileso hasta que el fuego se extingue completamente.


Desquiciado y confundido, Maximiano ordena devolverlo a la cárcel para poder decidir aquella noche que hacer. Sin embargo, durante la noche, el mártir es rodeado de una luz celestial que hace que los carceleros penetren en la verdadera luz interior y crean en Cristo. Al enterarse, Maximiano, ciego de rabia, lo manda flagelar con azotes de hierro hasta que muera, pero mientras se le aplicaba tan cruel tormento, por efecto de la oración del mártir, la carroza del prefecto arde en llamas, mientras se dirigía al templo para realizar sacrificios para sus dioses, Maximiano es presa de las llamas y muere.


Al final, el nuevo prefecto Rufo, no se atrevió a aplicar ningún tormento y ordena que lo pasen por la espada, y así, habiendo superado el fuego, el hierro y los tormentos obtuvo la palma del martirio el 25 de julio del año 304 en el campamento militar de Castrum Octavianum, lo que hoy es San Cugat del Vallés (Barcelona).



Textos: Aquí y Aquí.

14 comentarios:

Juanjo dijo...

Bienvenida.

Yo vuelvo oficialmente el lunes. A San Cucufato lo he atado alguna vez, jejeje

Un beso.

25 agosto, 2009 23:03
DE INTERES dijo...

Edda, no conocia este santo, ni la anecdota del pañuelo. Se me pego el estomago de sólo pensar en el cuerpo desgarrado a la latigazos y con uñas de hierro. Se las contere a mis amigas, seguro que no la conocen. Saludos cordiales

25 agosto, 2009 23:52
Uruguayita dijo...

Gracias Edda amiga por tu comentario, yo he bajado de puesto, porque me dicen en bitácoras q voto siempre a los mismos, el pueto me da igual, yo voto a quien me da la gana y lo que me gusta, cuando lo hago me dejan q les de pocos puntos y me sancionan...conmigo no van a poder, y tu lo sabes...ya pronto pasaré todo lo del otro blog q tu conoces a este de ahora y claramente digo quien soy, hay amigos como tu en bitacoras q lo saben, y este espero q no me lo cierren, y si lo hacen, pienso seguir escribiendo. Besotes mi nina. Grascias por todos tus comentarios, si diste con el premio, me alegro de aque estes de vuelta, noté q no escribias. Vais regressando, se os echaba de menos. Más besotes.

26 agosto, 2009 02:15
Uruguayita dijo...

Mi niña, ya publicaste tu escrito, tan lindo como es costumbre en ti. Conozco la oración de San Cucufato, jejeje, la he utilizado algunas veces, y le doy las gracias por devolverte...así nos deleitamos con tus escritos. Besotes.

26 agosto, 2009 03:23
Nelson Diaz dijo...

Interesante historia mi estimada amiga, la desconocía por completo. Que agradable que ya estés por acá de nuevo. Un cordial saludo.

26 agosto, 2009 04:50
Mery dijo...

jeje, ya conocia esto, muy acertado por cierto a mi tambien me resulta, lo que no conocia era la historia, muy buena ,un beso.

26 agosto, 2009 08:16
Edda dijo...

Gracias amigos, ya os extrañaba.

Juanjo, Uruguayita, Mery: ¡A que funciona! jajajaja

De interes, Nelson: Ponerlo en práctica cuando no encontréis algo y ya me contaís.

Acordaros de desatarle los coj... al hombre, si no .... jeje.

Besotes y abrazos para todos.

26 agosto, 2009 21:51
Pharpe dijo...

Desconocía la historia de este santo, pero vamos que yo también me sabía la frasecita famosa.

Muy interesante desde luego la vida del hombre éste, buen post Edda. Besos

27 agosto, 2009 14:16
Edda dijo...

Ey Pharpe! ... pero la frasecita ¿te funciona?
A ver si dentro de un ratiño me puedo pasar por tus mundos, tengo que ponerme al día! lo que no sé son los días que necesitaré :D
Gracias.
Besets.

27 agosto, 2009 14:35
Arena dijo...

A mi me funciona hasta ahora, jeje

Un saludo

27 agosto, 2009 15:15
blumun dijo...

Hay cada nombre en el santoral español, para caer de espaldas :)
Me alegra tu vuelta. Un abrazo.

27 agosto, 2009 19:01
Edda dijo...

Gracias Arena, veo que tembién lo usas :)

Besets.

27 agosto, 2009 19:30
Edda dijo...

Jajaja, gracias Blumun.
Besets.

27 agosto, 2009 19:58
Anónimo dijo...

Hola la verdad si funciona cuando se pide con mucha fe, yo no lo amarre pero le robaron el carro a mi esposo el 30 de sep de 2013 y el 2 de octubre ya lo habían detectado

04 octubre, 2013 06:57

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus palabras, siempre son bienvenidas.
Recibe mi abrazo más luminoso.

Nota: Siento añadir "verificación de palabra" entraban muchos spams.

Related Posts with Thumbnails
 

Copyright © 2008-2012 ·Mundo Edda Diseño de TNB