El Príncipe Angélico del Sur

El Príncipe Angélico del Sur
Angeles.Cielo Forma.Oraciones.Principados

Los lobos Sköll y Hati

Los lobos Sköll y Hati
Mitologia Nordica. Runas

Calma y Serenidad

Calma y Serenidad
Afirmaciones.Espiritualidad.Meditaciones.Salud.Videos

Gracias a cada segundo

Gracias a cada segundo
Afirmaciones. Oraciones

Mitología Nórdica. Mani y Sól.

7.7.09



Los
carros estaban preparados, los corceles
Arvakr (el despertador temprano), Allsvinn (el marchador veloz) y Alsvider (el más veloz), enganchados e impacientes para comenzar lo que iba a ser su recorrido diario, pero ¿quién iba a guiarles por el camino correcto?.

Los dioses buscaron a su alrededor y los dos bellos hijos del gigante Mundilfer llamaron su atención. El gigante estaba muy orgulloso de sus hijos y les había dado el nombre de las recién creadas orbes, Mani (Luna) y Sól (Sol). Sól, la doncella del Sol, era la esposa de Glaur (el brillo), el cual era probablemente uno de los hijos de Surtr (líder de los gigantes de fuego y guarda de las fronteras de Muspellsheim)



Mani y Sól por Lorenz Frolich


Los nombres asignados probaron haber sido otorgados acertadamente, pues el hermano y la hermana fueron nombrados los encargados de conducir los corceles de sus brillantes homónimos. Tras recibir los consejos de los dioses, fueron llevados hasta el cielo y día tras día, cumpliendo con sus obligaciones asignadas, conduciendo los corceles a través de los senderos celestiales.

Dice así el Hávamál:

Sabed que Mundilfer (el gigante) es el alto
padre de Mani y Sól:
los años pasarán uno tras otro,
mientras ellos marcan los meses y los días.





Después, los dioses convocaron Nótt (noche), una de las hijas del gigante Norvi, y le confiaron el cuidado de un oscuro carro tirado por un corcel negro, Hrímfaxi (crines de hielo), de cuyas crines ondeantes cae el rocío y la escarcha todas las mañanas hasta la tierra.




Nótt cabalgando a Hrímfaxi de Peter Nicolai Arbo


La diosa de la noche se había casado en tres ocasiones y con su primer esposo, Naglfari, había tenido un hijo de nombre Aud; con el segundo Annar, una hija llamada Jörd (tierra) y con el tercero, el dios Delliger (amanecer) dios del crepúsculo, otro hijo, cuya belleza era sublime y al cual se le dio el nombre de Dagr (día).

Tan pronto como los dioses se percataron de la existencia de este hermoso ser, le proporcionaron un carro tirado por el resplandeciente corcel blanco
Skinfaxi (crines brillantes), de cuyas crines resplandecientes, rayos de luz brillan en todas direcciones, alumbrando el cielo y la tierra, iluminando el mundo y trayendo consigo luz y alegría para todos.



Dagr monta a Skinfaxi de Peter Nicolai Arbo



Fuente Anónima

6 comentarios:

Juanjo dijo...

Siempre es un placer leer estas leyendas.

Un saludo.

07 julio, 2009 11:31
Edda dijo...

Gracias cariñete.

Besets.

07 julio, 2009 11:36
Pharpe dijo...

Como siempre molan un montón :)

Estoy leyendo ahora mismo un libro que se llama "La Espada Rota" que se basa todavía más en las leyendas nórdicas que el mundo de Tolkien.

Besos Edda

08 julio, 2009 10:59
Edda dijo...

Interesante Pharpe, no lo conozco, ya me contaras.

Besets.

08 julio, 2009 14:40
Uruguayita dijo...

Edda, Precioso como todo lo que escribes. Un besote. Uruguayita.

08 julio, 2009 17:58
Edda dijo...

Hola Uruguayita! ¿Ves como si que estás? (los otros 3 comentarios los he eliminado)

Si es que además llevo un día de guaus! pero Muchas Gracias por tus palabras, en este mismo instante me vienen fenomenal.

He metido la gamba en el blog y estoy intentandolo solucionar, pero será costoso y largo y creo que ... me volveré loca!

Besotesssss! :D

08 julio, 2009 22:19

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras, siempre son bienvenidas.
Recibe mi abrazo más luminoso.

Nota: Siento añadir "verificación de palabra" entraban muchos spams.

Related Posts with Thumbnails
 

Copyright © 2008-2012 ·Mundo Edda Diseño de TNB