El Príncipe Angélico del Sur

El Príncipe Angélico del Sur
Angeles.Cielo Forma.Oraciones.Principados

Los lobos Sköll y Hati

Los lobos Sköll y Hati
Mitologia Nordica. Runas

Calma y Serenidad

Calma y Serenidad
Afirmaciones.Espiritualidad.Meditaciones.Salud.Videos

Gracias a cada segundo

Gracias a cada segundo
Afirmaciones. Oraciones

Mitología Nórdica. El Puente Bifröst y Los Vanes

19.2.10




Desde ambos límites de Niflheim, arqueándose muy por encima de Migdard, se alzaba el puente sagrado, Bifröst (Asatru, el Arco Iris), hecho de fuego, agua y aire, cuyos palpitantes y cambiantes matices retenía. Sobre el mismo, viajaban los dioses de un lado a otro de la Tierra o hasta la fuente Urdar, al pie del fresno Yggdrassil, donde se reunían diariamente en asamblea.


Era esencial que el gran árbol Yggdrassil se mantuviera en perfectas condiciones de salud y eran las Nornas o Destinos las que realizaban esa labor. Lo rociaban diariamente con las aguas sagradas de la fuente Urdar. Esta agua, al deslizarse hasta la Tierra a través de las ramas y las hojas, suministraba miel a las abejas.


De entre todos lo dioses, era Thor, dios del trueno, el único que nunca pisaba sobre el puente, por miedo a que sus pesados pasos o el calor de sus relámpagos lo destruyera.


El dios Heimdall era el custodio y vigilante del puente, tanto de día como de noche. Estaba pertrechado con una espada mordaz y portaba una trompeta de nombre Gjallarhorn, la cual hacía sonar, generalmente con una suave nota, para anunciar la llegada o la salida de los demás dioses. Pero la trompeta también servía para hacer sonar un terrible estruendo cuando Ragnarok, el gigante de hielo y Surtr,   el gigante de la llama, llegaran con intención de destruir el mundo.








Heimdall




Los Vanes

Aunque los habitantes originales de Cielo eran los Ases, ellos no eran las únicas divinidades que las razas nórdicas veneraban,  pues también reconocían el poder de los dioses del mar y del viento, los Vanes.


Los Vanes vivían en Vanaheim y gobernaban sus dominios a su deseo. En tiempos antiguos, antes de que los palacios dorados de Asgard hubiesen sido construidos, hubo una disputa entre los Ases (dioses superiores) y los Vanes, e incluso llegaron a recurrir a las armas, usando rocas, montañas e icebergs, como proyectiles en la reyerta.






Asgard



Sin embargo, descubriendo pronto que en la unidad reside la fuerza, arreglaron sus diferencias y acordaron la Paz, y para ratificar el tratado, intercambiaron sus prisioneros.


Fue de este modo como Njörd, el Van, fue a vivir a Asgard para vivir con sus dos hijos, Frey y Freya, mientras que Hoenir, el As, el mismísimo hermano de Odín, hizo de Vanaheim su morada.


Como gobernador de los vientos y del mar cercano a la costa, a Njörd se le concedió el palacio de Noatun, cerca de la costa, desde donde se dice, acallaba las terribles tempestades provocadas por Egir, el dios del mar profundo.




2 comentarios:

Jose Jaime dijo...

Un placer leer toda la mitología del norte.

Abrazo

19 febrero, 2010 17:31
Edda dijo...

Creo que nos une el tema de las runas y su mitología, es genial.
Gracias JJ.
Un fuerte abrazo.

22 febrero, 2010 14:18

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras, siempre son bienvenidas.
Recibe mi abrazo más luminoso.

Nota: Siento añadir "verificación de palabra" entraban muchos spams.

Related Posts with Thumbnails
 

Copyright © 2008-2012 ·Mundo Edda Diseño de TNB