El Príncipe Angélico del Sur

El Príncipe Angélico del Sur
Angeles.Cielo Forma.Oraciones.Principados

Los lobos Sköll y Hati

Los lobos Sköll y Hati
Mitologia Nordica. Runas

Calma y Serenidad

Calma y Serenidad
Afirmaciones.Espiritualidad.Meditaciones.Salud.Videos

Gracias a cada segundo

Gracias a cada segundo
Afirmaciones. Oraciones

La Candelaria. Fiesta de la Purificación y de la Luz. Imbolc

31.1.10




De acuerdo con una ley mosaica (Moisés), cuarenta días después del nacimiento de un niño había que llevarlo al Templo para su presentación al Señor y proceder a la purificación de la madre y así, como era costumbre, fueron María y José al templo y llevaron a Jesús encendiendo velas como homenaje, por ello la iglesia católica celebra el día 2 de febrero la Virgen de la Candelaria, encendiendo velas (candelas) a la medianoche como símbolo de purificación.

Existe una antigua tradición iniciada en el siglo VII por el Papa Sergio I, donde los fieles hacían una procesión nocturna llevando en sus manos una vela encendida en honor a la fiesta de la Presentación de Jesús y la Purificación de la Virgen, "luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel" (Lc, 2,32). Después de la procesión, los cirios o candelas se llevaban a las casas para encenderse cuando hubiese necesidad de oración especial.

A principios del siglo V esta fiesta se conocía como "La Candelaria" o "Fiesta de las Luces", y no se introdujo en la liturgia de Occidente hasta el siglo VII.




Nuestra Señora Santa María de la Candelaria, fue declarada Patrona Principal del Archipiélago Canario el 12 de diciembre de 1867, siendo Coronada Canónicamente el 13 de octubre de 1889, por lo que esta talla se convierte en la quinta imagen mariana de España en recibir la coronación tras la Virgen del Pilar (Zaragoza), la Virgen de Covadonga (Asturias), la Virgen de Montserrat (Cataluña) y la Virgen de los Desamparados (Valencia).
Es también la Patrona de la isla de Tenerife. En 1994 fue nombrada Alcaldesa Honoraria y Perpetúa de la Villa de Candelaria de Santa Cruz de Tenerife.
No hay acuerdo sobre el año de aparición de la imagen en la desembocadura del barranco de Chimisay, actual municipio de Güímar, pero según la leyenda, se puede remontar a 95 años antes de la conquista de Tenerife, por el 1400 al 1401. Fray Alonso de Espinosa escribió la historia sobre la aparición en 1594.

Cuenta, que iban dos pastores a encerrar su ganado a las cuevas cuando notaron que el ganado se remolinaba y no quería entrar. Buscando la causa miraron hacia la embocadura del barranco y vieron sobre una peña, casi a la orilla de la mar, la santa imagen la cual creyeron estar animada. Como estaba prohibido a los hombres hablar o acercarse a las mujeres en despoblado, uno de los pastores le hizo señas para que se retirase a fin de que pasara el ganado. Pero al querer ejecutar la acción, el brazo se le quedó yerto y sin movimiento. El otro pastor quiso herirla con su cuchillo, en vez de eso, quedo herido él mismo. Asustados, huyeron a Chinguano, a la cueva-palacio del rey Acaymo, para contarle lo sucedido.

El rey fue a ver acompañado de sus consejeros. Ella nada respondía pero nadie se atrevía a tocarla. El rey decidió que fueran los mismos pastores ya heridos quienes la recogieran para llevarla al palacio. Los pastores, al contacto con la imagen, quedaron sanados. El rey comprendió que aquella mujer con el niño en brazos era cosa sobrenatural. Entonces, el mismo rey quiso llevarla en sus brazos, pero después de un trecho, por el peso, necesitó pedir socorro. Es así que en el lugar de la aparición, hay hoy en día una gran cruz y en el lugar donde el rey pidió socorro, un santuario a Ntra. Señora del Socorro.

La llevaron a una cueva cercana al palacio del rey, hoy convertida en capilla. Más tarde, un joven llamado Antón, que había sido tomado como esclavo por los españoles y había logrado escapar y regresar a su isla, reconoció en la imagen milagrosa a la Virgen María. Él, que había sido bautizado, le relató al rey y a su corte la fe cristiana que el sostenía. Así llegaron a conocer a la Virgen María como "la Madre del sustentador del cielo y tierra" y la trasladaron a la cueva de Achbinico o Cueva de San Blas para veneración pública y desde entonces se le invoca bajo el nombre de "Nuestra Señora Santa María de la Candelaria", siendo el primer santuario cristiano de Canarias.

Cuentan que la imagen fue robada y llevada a Lanzarote donde se dice que la talla de la Virgen se giraba mirando en dirección a Tenerife. Después fue devuelta a su cueva en Tenerife. Posteriormente fue trasladada a la basílica, situada a pocos metros delante de la cueva.

Algunas fuentes apuntan que la imagen también fue robada por los españoles pero devuelta tras una peste que ellos atribuyeron al robo sacrílego

De las islas Canarias, la devoción se propagó a América, Hernán Cortés llevaba al cuello una medalla de esta imagen. En 1826 la imagen se perdió, víctima de una inundación.

Actualmente hay en la cueva una imagen en bronce de la Virgen de la Candelaria, copia fiel de la primitiva y comparte la cueva junto a una imagen de San Blas.





Pero como toda fiesta arraigada en los ancestros, existe una celebración el mismo día marcada en los calendarios antiguos, la Fiesta de las Luces, que se celebra activamente, en muchos lugares del planeta.

La Candelaria es tan antigua, que se cree es la conversión al cristianismo de una fiesta pagana de purificación, por la gran variedad de tradiciones que giran en torno a esta fiesta y que, seguramente, no nacieron todas con ella, más bien se trata de una fiesta del tiempo que debían tener de una forma u otra todas las culturas, y que fueron aglutinadas en la fiesta de La Candelaria.

Llamativo resulta que siendo una fiesta de purificación, se haya desviado hacia la fiesta de la Luz, aunque teniendo en cuenta que hasta no hace mucho las candelas eran el medio habitual de iluminación en las casas, se puede comprender que prevalezca la luz en estas fiestas.

Sea como fuere, siempre había un rito de consagración de las velas, que empleaban tanto para prevenirse de los rayos y del granizo, para ahuyentar los malos espíritus, para proteger a las familias de enfermedades como para los rebaños y animales de labranza.

Esta festividad tenía un significado especial para las mujeres embarazadas, las que acaban de dar a luz y las que desean tener descendencia. La luz de las velas benditas eran muy importantes en el buen fin de los partos, en las oraciones para conseguir marido o para quedar embarazadas, por eso, en algunos lugares, se consideraba una fiesta exclusivamente de mujeres y no se permitía la asistencia a los hombres.

Otras costumbres incluían realizar procesiones por los campos y según las velas que el viento apagaba se calculaba si el año sería próspero o escaso.

La Candelaria es posiblemente la fiesta que sustituyó a las "Lupercalias" que celebraban los romanos a mediados del mes de febrero en honor a la loba-lupa que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Ésta fiesta también incluía el culto a Luperco, o Fauno .... y consistía en que los jóvenes, vestidos con piel de cabra bailaban y azotaban a la tierra y a la vegetación, en medio de desfiles de antorchas, rituales por los que aseguraban la fertilización de la naturaleza.  Dos semanas después del uno de febrero se celebraban las Calendas, cuando la diosa Juno, ataviada con cuernos de cabra, escudo y lanza, recibía de manos de las vírgenes panes de centeno. Era el tiempo de la purificación que anunciaba los ritos de la fertilidad de las Lupercalia.

La palabra "candelaria" viene de la expresión "Festa Candelarum", la fiesta de las Candelas, fiesta en homenaje al dios Pan en la que durante toda la noche, los devotos de esta divinidad pagana, recorrían las calles de Roma agitando candelas.

El ritual de la Candelaria, marca un pasaje importante en el año, pues para los ancianos, marca un momento donde la tierra vuelve a ser fecunda después que el invierno haya hecho morir la naturaleza.






Hay otra visión en la celebración de La Candelaria, el recuerdo a las candelas que marcaron la vida de San Blas, festejado al día siguiente, 3 de febrero.

Una viuda tenía un pequeño cerdo que fue capturado por un lobo. El santo le ordenó al lobo de devolver el cerdo a la mujer, cosa que el lobo hizo inmediatamente. Cuando San Blas fue preso, la viuda sacrificó el cerdo y le llevó a San Blas la cabeza y las patas del animal junto con un poco de pan y una candela. San Blas prometió entonces la felicidad para todos aquellos que, cada año, ofrecen una candela en una capilla que lleve su nombre.

En el calendario católico, suelen asociarse las festividades de la Virgen de la Candelaria y San Blas, dando origen a múltiples fiestas populares.



[imboc_enhanced.jpg]

"Imbolc" de Wendy Andrew


Pero volvamos a otros ancestros, a los celtas. El antiguo festival lunar se producía el 2 de febrero y se le llama Ambiwolka, Imbolg o Imbolc, que significa en irlandés antiguo "alrededor del vientre" o "en el ombligo" y se refiere a la matriz de la madre tierra., asociado al ritual de la fertilidad. También es un festival de luz y purificación y anuncia la llegada del potencial de la primavera. A pesar de que Imbolc se celebra en la época más fría del año, marca la mitad de la temporada de noches largas. Oilmec es un nombre alternativo para este festival y significa "leche de oveja", ya que es la época de su alumbramiento. Los productos lácteos son especialmente utilizados en la celebración de este festival.

Galicia y Celtiberia en España, Galias y Bretaña en Francia, Irlanda, Cornualles, Escocia, Gales y Gran Bretaña en las islas Británicas, eran los lugares donde la festividad de Imbolc siempre se celebró como una gran fiesta. Febrero es el momento en que el sol comienza de nuevo a recuperar su fuerza para calentar la tierra, los días van haciéndose más largos, las semillas germinan en el interior de la tierra y las ovejas están preparadas para la lactancia de los futuros corderitos. Es el mes en el que despierta la fertilidad en la Naturaleza, preparándose para su explosión en la primavera. 

Para hacer todo esto sagrado, había una diosa, la diosa madre por excelencia, la Tierra, bajo la denominación de Briganti, Brid o Brigit, que era llamada la "Excelsa" o la "Alta" y protegía a las mujeres jóvenes y a los rebaños. Importantísima para las sociedades ganaderas y trashumantes, era simbolizada con una antorcha encendida. El fuego sagrado era una llamada al Sol, para que después del periodo invernal, calentara con fuerza la tierra. Era también protectora y sanadora y a ella se le consagraban los pozos sagrados. La fiesta se celebraba encendiendo hogueras en las colinas, se fabricaban cirios con grasas de animales, y los hombres de las aldeas, hacían con paja unas muñecas llamadas "brides" que luego ofrecían a sus mujeres. Éstas las guardaban en casa y las acostaban en canastos de paja junto al fuego como símbolo de fertilidad.

Con la llegada de los monjes cristianos, en la Islas Británicas se identificó a la diosa Brigit con Santa Brígida, e Irlanda la hizo su santa patrona.



[imbolc_lg.jpg]

"Imbolc" de Wendy Andrew


Dentro de los rituales celtas, éste día, era el día de la sabiduría, el momento en que todos los problemas pueden encontrar solución.

Se pueden encender velas en cada habitación de la casa en honor al Sol, o en cada ventana, a la puesta del sol, en la víspera, el día 1 de febrero, hasta el amanecer. Es un momento apropiado para limpiar o bendecir la casa, buscar inspiración y para purificarse a uno mismo de los limitantes pensamientos y actitudes negativas.

El ritual de La Candelaria te ayudará a superar errores del pasado y a verlo todo más claro.

Necesitas:
* Hojas de laurel (las que consideres necesarias), simbolizan la Tierra.
* 5 velas blancas. Simbolizan la Pureza y Claridad.

Coloca las velas en circulo y en el centro pon el laurel. Enciende las velas (con cerillas de madera) y da una vuelta a su alrededor mientras piensas en el deseo que quieres conseguir. Si tienes mas de un deseo, tendrás que dar una vuelta por cada uno de ellos.
Cuando acabes de formular tus deseos, apaga las velas (con un apagavelas o una cucharita). Pon en laurel en una bolsita y llévalo encima durante 5 días. Después guárdalo donde nadie mas que tu lo toque, y tócalo cuantas veces quieras.
Si notas que decaes, vuelve a recargarte, pero usa los mismos elementos, las mismas velas y el mismo laurel, pues ya tendrán la esencia de éste día tan importante.
Te fe y no dudes, poco a poco verás los resultados.

¡ Buen Día de la Candelaria !


Fuente: www.corazones.org,  web y rituales ancestrales.




3 comentarios:

Uruguayita dijo...

Muy buena la entrada, y bien explicada como de costumbre. Para los Rocieros también es importante ese día (2 de febrero), recuerdo cuando yo iba al rocío...le llmabamos el rocío chico, la candelaria...Besetes. Uruguayita.

31 enero, 2010 18:46
Edda dijo...

Gracias por el aporte Uru, no conocía el rocío chico, seguro que lo pasarías genial. Ponte las pilas para el próximo!
Un abrazo.

01 febrero, 2010 20:30
Anónimo dijo...

gracias por el sencillo y bonito ritual

02 febrero, 2013 07:14

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus palabras, siempre son bienvenidas.
Recibe mi abrazo más luminoso.

Nota: Siento añadir "verificación de palabra" entraban muchos spams.

Related Posts with Thumbnails
 

Copyright © 2008-2012 ·Mundo Edda Diseño de TNB